Parar para poder avanzar

Hace mucho que no escribo y es que andaba desbordada. Así que aprovecho el tirón, y retomo la vuelta al blog para hablar de este tema.

Hacer, hacer, hacer…

Somos unas cuantas personas en este mundo las que tenemos esta “manía” de hacer cosas sin parar. Ni que decir tiene lo que esta sociedad nos ayuda e invita a seguir en este camino de la hiperactividad y la falta de descanso.

Y es que más que una manía, yo diría que es un escudo. Y es necesario saber de qué nos protegemos cuando lo usamos.

Desde que nos levantamos por la mañana hasta el final del día estamos inmersos en mil actividades (de todo tipo), y con la cabeza puesta en ellas y en las que vendrán.

Planes, proyectos, ideas, compromisos… todo tipo de actividades que nos quitan todo nuestro tiempo y nuestra energía.

¿Realmente te interesa invertir todo tu tiempo y energía de la manera en la que lo estás haciendo?

Párate y piensa… ¿qué estoy evitando cuando no paro de hacer cosas? ¿Qué me estoy perdiendo con este tipo de vida? ¿Qué puedo ganar si cambio de rumbo?

En mi caso siempre es de gran ayuda parar. Yo ya me tengo calada 😉… y normalmente se trata de una forma de desconectarme de mí misma, de evitar el contacto con lo doloroso. Si estoy haciendo un montón de cosas, es más fácil dejar de prestar atención a cómo me siento, a aquello que me está haciendo daño o algo que está ocurriendo y no me agrada.

¿Y qué podemos hacer cuando nos damos cuenta? Pues usarlo a nuestro favor! Ser conscientes da poder, nos da libertad y facilidad para poder elegir.

En mi caso (y en este caso) lo empleo como una alarma, como un aviso de que algo está pasando. Cuando estoy desbordada con muchas cosas por hacer, sin tiempo, metida en una maraña de compromisos y actividades… ¡salta la alarma! Es el poder que da la conciencia. Entonces solo tengo que parar y CONTACTAR. Y cuando las emociones fluyen, te permites el contacto y sueltas el control… todo se coloca y se vuelve más fácil.


Y lo mejor de todo es que cuando paro, me doy cuenta de lo que disfruto con la vida. Con las pequeñas cosas. Con mi hijo. Con mis amigas. Con mi familia.

Hoy te invito a PARAR. Te invito a reflexionar sobre tu actividad. Saber a dónde te lleva, si te permite vivir el presente, si te ayuda o te perjudica en tu vida.

Nada más por hoy. Encantada de volver a escribir y con el propósito de continuar más a menudo (si el ritmo me lo permite)

Gracias, como siempre, por dedicarme unos minutos de tu tiempo 😊

2 comentarios en “Parar para poder avanzar

  1. El mundo de lo urgente, todo para hoy… hemos perdido la capacidad de sentarnos como hacían mi abuela, gente de mi pueblo y actualmente mi madre y mis vecinas en la puerta solamente a charlar, a mirar las estrellas y la luna, las nubes para saber qué tiempo hará mañana. Yo aún lo sigo haciendo en mi pueblo y ojalá me dure mucho tiempo. Eso es casi lo más favorito de mis vacaciones. En fin… que es una pena y estoy de acuerdo con esto que escribes. Creo que tendríamos que parar mucho más. Yo soy cada vez más fan de la lentitud… que por otro lado se me ha criticado en muchos ambientes. Animo y a seguir escribiendo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s